Sobre #artbanchel

El arte no es vacuo. No es una obra, no es una persona: es un acontecimiento enormemente político cargado de significados. Qué dice, dónde acontece, cómo acontece, quién lo crea, quién lo recibe…todo, TODO, forma parte del discurso. Y la interacción con él crea reacciones…como ya hemos visto en las paredes del barrio madrileño.

Todo empieza cuando una serie de gestores culturales y artistas deciden que es buena idea crear un evento en Carabanchel con el que pretenden (según he leído y oído) ‘acercar el arte al barrio’ y reivindicar la importancia de la creación artística, infravalorada -dicen- por nuestro sistema.

En primer lugar, cuando se va a realizar un evento cultural en un sitio, sobre todo si el objetivo es generar un cambio en él, hay que partir de las necesidades del sitio mismo, no de las tuyas privadas. Si pretendes ‘acercar el arte al barrio’ estás diciendo que el arte lo posees tú y que, cual Prometeo, vas a llevárselo a lxs de abajo. Arte en los barrios siempre hay, sólo tienes que salirte de su concepción elitista para verlo. Gestionar así mata la horizontalidad que dice tener el evento, que será horizontalidad entre artistas y gestores pero no entre todas las personas implicadas. Los barrios necesitan muchas cosas, pero quien mejor sabe lo que necesita un barrio es el mismo barrio en sí. Y eso han demostrado todas las reacciones por twitter y varios colectivos rechazando artbanchel. El arte es absolutamente necesario, tanto como democratizar su creación. Y eso no es lo que el festival trae consigo.

En segundo lugar, ¿el estado español infravalora al artista? No. Infravalora a las personas que no saben/pueden/quieren venderse, sean artistas, arquitectas o profesoras. Hay artistas en España que viven de lujo. Otras vivimos precarias. Pero eso no es culpa de que ‘el estado español nos infravalore’, es culpa del sistema económico en el que vivimos, donde la competencia es la base de la vida diaria y se basa en una verticalidad extrema en el que lo considerado capital lo acumulan unxs pocxs mientras los otros permanecemos abajo sosteniéndoles para ver si caen migajas. Si quieres solucionarlo, no hagas un festival para ver si te cae alguna migaja en forma de comprador espontáneo, no juegues al juego: pásate a otra forma menos elitista y decrecentista de ver el arte y no busques ese concepto de capital minoritario y búscate otro.

En tercer lugar: gentrificación. ¿De verdad tenéis todos esos discursos preciosos y complejos para vuestras creaciones y no habéis caído en que vuestros actos y la manera de realizarlos tienen consecuencias? No es directamente vuestra culpa, pero estáis en el engranaje. Lo siento, es así. Si jugáis a dinamizar barrios para hacer que molen y que se pongan de moda, vais a joder al barrio, sí, a ese que queríais ayudar con la cercanía de vuestro arte. A esas señoras que salen a tomar el fresco y que os parecen tan pintorescas. Sois el inicio de su fin.

Dejad de llamar fascistas a los que os dicen la verdad. Incido en que todo arte, toda creación, es política. No ser crítico de verdad y no ser consciente de las consecuencias de tu acto también lo es, porque todo lo considerado apolítico no hace otra cosa que reafirmar la política dominante y hegemónica. Si realizas un acto que no es crítico ni con el mercado ni con el elitismo artístico, los estás alimentando. Y el barrio, todas esas personas que quieren poder seguir pagando su alquiler (entre las cuales tú también estarás si vives ahí) tendrá todo el derecho del mundo a rechazarte.

Si el fin es, en definitiva, eliminar intermediarios y que la gente compre directamente, se podría buscar otro lugar y/o otro medio que no implique usar al barrio como excusa: centros sociales, espacios cedidos, plataformas online…

No sacralicéis el arte. Es un constructo que se deforma y adapta según el contexto. Hoy en día, si no es crítico en sus formas, no puede ser sino una forma más de especulación. Llegará un día en el que la creación se liberará de esa cárcel y será democrática: todas las personas tendrán la capacidad de crear desde su cuerpo y usar todas las herramientas necesarias para generar discursos en vez de tragarlos. Hasta entonces, estamos en lucha.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s